A un joven escritor

Joven escritor:

La palabra es un santo y doloroso peregrinaje hacia nosotros mismos.

No escribas para el público. Bastante tienes con explorarte a ti mismo como para, encima, tener que «escribir bien». De la misma forma que tú no obligas a nadie a leerte, tú no te sientas obligado a escribir según los «cánones» de nadie.

Sigue tu senda, la única y fundamental: la que lleva hacia ti mismo. Rema contra la corriente, escala contra la cima, bucea contra el océano, cada día un poco más profundo, un poco más alto, un poco más adentro: esa es tu tarea. Sean otros los que se contenten en las romerías y las plazas del mercado; tu camino, joven escritor, es el desierto, y en el desierto no hay leyes; solo arena.

Camina, joven escritor, y no repares en tus huellas. Cuando te des la vuelta habrán desaparecido.


Más textos y ficciones sobre escritura, arte y literatura:

Absurdo amor Arte Aventuras creación literaria Cuento Dios Escritor escritura Espiritualidad existencialismo fantasía Filosofía Gente Historia Humor Jorge Morcillo lectura lenguaje Letras libros literatura Luis Zurriaga metafísica Muerte Mundo Narrativa contemporánea Naturaleza Niña Loba editorial Pintura Poesía poeta Política Psicología Razón Relato Relatos Religión Reseña Ser humano Silvia M. Díaz Simbolismo Sociedad Sueño Vida

Texto inspirado durante la lectura de Rainer María Rilke.

0
‘Jaulas de hormigón’. Reseña de Manuel Ortuño Entrevista a Jorge Morcillo sobre ‘El emperador de los helados’

No hay comentarios

Aún no hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.