Literatura es acompañarse del infinito solo. (Dos poemas)

Dos poemas metafísicos sobre el infinito.

I

Sueño con el Símbolo; con el Más Allá; con el Valle Telúrico y Profundo.
Sueño con los Acantilados Enhiestos, con la inagotable Fuente de la Sangre
y los Lagos de las Montañas Azules.
Sueño con aquellos retazos que olvidó el mundo
cuando yo no existía
ni la luz sabía mi nombre;
sueño con el ser humano,
desnudo y atravesado
—la sensualidad es la metafísica de la materia—,
sabio e inocente como el pecado que se conoce y se sustenta en la tensión.
Brutal e implacable es el sueño innúmero,
el Sueño Único, Repetido por los Dioses del Interior.
Poesía es aquello que lo expresa tras los velos:
el Sueño late con la energía del Órgano Incorruptible.
Libertad es el más allá del círculo:
Pálpito del ser humano donde ya no queda nada;
solo las ruinas que susurran
(más allá, más allá………………………)………………………..

II

El Arte se alza sobre mis anhelos,
sodomiza mis poemas, gesticula con aires tenues
lo que por Insondable mis huesos ríen.
Arte, espíritu amaestrado por el Hambre:
tus destinos aúllan mi ausencia.
No vivo; soy tu carne; alimento del alma trastornada;
sufriré tus gozos y amaré tus penurias,
pues eres Arte, oculta y sublime y Arte Terrorífica de los Mil Infiernos Libres,
señora de los horizontes y reina de utopías de nombre propio y sangre compartida.
Arte, deudora, hospitalaria y fúnebre Arte que Redimes al hombre y lo acusas con tu luz:
pureza encadenada al Ser Humano que corre y se arrastra por sobre las montañas Invertidas
en busca tuya, en misión y promesa y futuro con tu son:
tus hijos te aman maldiciéndote, Arte, y de tus pechos oriundos se nutren los gusanos y en sus pliegues anidan las cucarachas negras,
exprimen los monos tus pezones y en ellos inoculan sus huevos las moscas;
pero el Hijo busca tu leche, la sangre que no existe y la Palabra Interrumpida,
Lengua Misteriosa y Amargo Sabor de los que te conocen solo a tientas.
Nunca nos negaste, Madre, Arte, Diosa;
fuimos nosotros —perdidos, inermes— quienes caímos de tu vientre
al mundo de los hombres
sabios
y solos,
hombres de Razón y Pan Seco,
mamones del Misterio y olvidados por su Madre,
que los recuerda
—los Recuerdas, Arte—
cada vez que nos matamos un poco más
por olvidarte un poco menos.


Poemas inspirados durante la lectura de William Blake, cantor del infinito solo.

1
‘Los juguetes que tuvimos’: hacia lo pasado impronunciable Obras nominables a los Premios Ignotus 2021

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.